viernes, 12 de octubre de 2007

Souvenirs






Ya estoy de vuelta, después de un vuelo Sevilla-Barcelona que quedará grabado en mi memoria (y mi estómago) por terribles turbulencias. Estos son los tesorillos que encontré en mi viaje: en Sevilla encontré un precioso Kalitipo (un proceso fotográfico de 1889) del Alcázar. También estuve en Portugal y no pude resistir la tentación de comprar un bello librito con unas ilustraciones deliciosas que acompañan 35 consejos para disfrutar de la vida, precioso!, también traje de Faro una típica rachola pintada (el gatito es muy gracioso) hecha a mano por una artesana llamada Margalida y unas acuarelas que representan la arquitectura del Algarve portugués.

1 comentario:

Clara Drudis dijo...

me parece todo chulísimo, ¡qué envidia! (sana, eso siempre, sana...)